De niño bien a asesino, José María “Jarabo”


2El allanamiento de morada es un delito cuya comisión viene determinada por el hecho de entrar en el domicilio, o local de una persona sin su consentimiento o permanecer en él contra su voluntad.

No sé si soy un psicópata o no. Ni me importa. Lo único que sé es que soy el autor de cuatro muertes: dos quizás un poco más justificadas, aunque, en realidad, ninguna puede serlo
Jarabo, durante su juicio

Fotos de Jarabo conservadas en los archivos policiales

Fotos de Jarabo conservadas en los archivos policiales

Jarabo fue el pelotazo de “El Caso”, diario al que rendimos homenaje, no podía faltar un artículo sobre este personaje que, a pesar de nacer entre algodones terminó como un criminal más.

José María Manuel Pablo de la Cruz Jarabo Pérez Morris, más conocido como José María “Jarabo“, nació en Madrid en 1923 como hemos dicho en el seno de una familia adinerada, con lo cual fue a los mejores colegios, era sobrino del entonces presidente del Tribunal Supremo, Francisco Ruiz Jarabo.

Acababa de cumplir 17 años en 1940, cuando su familia se trasladó a Puerto Rico.

Dejó los estudios y llevaba una vida de holgazán al amparo de su madre.

A los 20 años se casó con una rica heredera, poco tardaron en divorciarse, fue entonces cuando se fue a New York y lo condenaron por tráfico de drogas y pornografía, pasó 4 años en la cárcel.

El 20 de mayo de 1950 regresó a Madrid y no tardó en ser el rey de la noche, su tren de vida era tal, que los 10 millones que le dió su madre para instalarse los despilfarró en 2 años. El alcohol era su perdición, lo volvía agresivo.

Beryl Martin Jones llegó en 1957, era una inglesa casada con un francés que dejó en Lion para pensar sobre su matrimonio pero se enamoró de Jarabo y se hicieron amantes.

El dinero se acababa, Jarabo esperaba un cargamento de cocaína puesto que las 7.500 ptas. mensuales que recibía de su madre no llegaban al nivel de vida que acostumbraba llevar, así que empeñaron ambos amantes una sortija.

Así empezaría su camino al cadalso, al querer recuperar esa joya para su legítima dueña, los dueños de la casa de empeños le ponian todo tipo de escusas para no entregársela y por ello, estos acabaron muriendo, en su domicilio junto a la criada a punta de pistola y a sangre fria.

La casa de empeños se llamaba “Jusfer” y los dueños del negocio eran Emilio Fernández Díaz y Félix López Robledo.

El 18 de julio Jarabo, quedó en ir a la casa de empeños, salió con tiempo más que suficiente de la pensión Escosura (los días de los hoteles de lujo se habían acabado), y en la Puerta del Sol conoció a una mujer, que se llamaba Charito y con la que estuvo hasta que dieron las nueve de la noche. Nunca pensó en acudir a la cita en la tienda de Sainz de Baranda; su idea era ir directamente a casa de Emilio, que vivía a la vuelta, en Lope de Rueda.

Antes de las 10 de la noche, se presentó en casa de Emilio, Jarabo tenía preparado lo que haría, iba armado, llamó a la puerta con los nudillos de la mano para no dejar huellas, le abrió la puerta Paulina, la criada, Emilio se enfadó al verle y Jarabo hizo ademán de marcharse, éste cayó en la trampa y creyéndolo fuera de su domicilio se fue al baño, donde murió de un disparo, Paulina estaba en la cocina y comenzó a gritar, pero Jarabo se abalanzó y le asestó una puñalada en el corazón con un cuchillo de cocina.

Acto seguido llegó la mujer de Emilio, Amparo a quien distrajo con su arte de seductor haciéndose pasar por un inspector de hacienda. Cuando esta descubrió los cadáveres, Jarabo le disparó a quemarropa. Se cambió de camisa y decidió pasar la noche en el piso, el coñac y la cocaína le ayudaron a pasar el tiempo.

El domingo estuvo durmiendo en la pensión donde se hospedaba, al día siguiente acudió a Juster y abrió la tienda con las llaves de Emilio.

Cuando Felix entró para disponerse a abrir la tienda recibió dos tiros en la nuca, al no hallar las llaves de la caja fuerte no recuperó el anillo.

El 29 de enero de 1959 se inició en el Palacio de Justicia de Madrid el juicio. La sala se llenó de famosos y conocidos, artistas como Zori o Sara Montiel, algún torero e incluso esposas de altos funcionarios, hambrientos del morbo de una causa célebre, la más importante de la década. Durante los cinco días que duró el juicio, Jarabo estrenó traje cada día, hecho un dandy.

Jarabo fue condenado a muerte cuando tenía 37 años.


Jarabo murió con las vértebras del cuello descoyuntadas por la quinta vuelta de tuerca del último garrote vil que se utilizó en España para un criminal.(Según la historia del crimen) Está enterrado en el madrileño cementerio de la Almudena.


Tumba de Jarabo

Tumba de Jarabo


Anuncios

5 Respuestas a “De niño bien a asesino, José María “Jarabo”

  1. Interesante artículo. No entiendo algo… Los últimos ejecutados por garrote vil no fueron Salvador Puig Antich y Georg Michael Welzel en 1974??

    • Hola Daniela:
      Me alegra que digas eso, puesto que es verdad, salvo que jarabo era un criminal y Salvador Puig Antich, era sólo anarquista del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) que el 2 de marzo de 1974 se convirtió, junto al alemán Georg Michael Welzel, en el último ejecutado en España a garrote vil.
      La distinción que Franco hacía, no la sé.
      Pero aquí hablamos de criminales.
      Gracias, un saludo.

  2. Creo que era un deficiente mental. Mi tío Antonio Ferrer Sama fue su abogado defensor. Su falta de inteligencia se ve claramente por dos circunstancias. En el primer interrogatorio les dijo a las policías jactándose: “No se molesten en buscar huellas dactilares porque llamé al timbre con los codos”. Por ello pudo acusársele de premeditación. Previamente había llevado el traje lleno de sangre
    a una tintorería, dejando su nombre y dirección “explicando” . “…me golpée las narices”. Era tal el estado del traje empapado en sangre, que avisaron a la policía. En fín, un retrasado mental.
    El garrote según me contó mi tío, no funcionó bien y tardó 5 minutos en dejar de boquear y 11 minutos en morir, pero como se había bebido casi una botella de cognac probablemente estaría atontado.
    Julio Ferrer

  3. Esos terroristas también eran criminales.No hay diferencia.Tienes razón Daniela.

    • Bueno, hay una gran diferencia ideológica: Jarabo y otros asesinos actuaron por el puro lucro personal, corriendo un riesgo calculado. Los anarquistas terroristas, etc, sin afán de lucro, valorizan “la causa” y buscan otro tipo de ganancia “moral”. Los dos prueban que Homo sapiens no desciende directamente del mono, como creía Darwin, sino más bien de los dinosaurios depredadores carnívoros.

Deja un comentario, nos interesa mucho tú opinión.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s